5 ratios bursátiles más importantes que todo inversor debe conocer

finanzas Dec 21, 2020

Los ratios bursátiles son herramientas que sirven para determinar la situación financiera de una compañía o la valoración de una empresa cotizada en bolsa en términos comparativos con el mercado.

 

¿Qué son los ratios bursátiles?

 

Esta clase de ratios financieros se utilizan normalmente para determinar si una empresa esta cotizando a buen precio (método denominado de valoración relativa), aunque también se puede usar para distintos objetivos, como determinar el endeudamiento de una empresa, su liquidez, la rentabilidad, o el tiempo medio que tardan en cobrar a sus acreedores.

 

Los datos que se usan en lo ratios bursátiles se obtienen de los estados financieros básicos: Estado de resultados, balance general y cash flow. El precio de las acciones de la empresa, los dividendos distribuidos e incluso la política de dividendos también son importantes. Además, es necesario estimar qué beneficio, flujo de caja o dividendos generará la empresa en los próximos años. Sin embargo, para los inversores no profesionales es difícil hacer predicciones, y esto es debido a la gran cantidad de datos a analizar y la complejidad de las técnicas de análisis financiero a utilizar, lo más cómodo y económico es encontrar profesionales (empresas y agentes de valores) que aporten los datos necesarios.

 

Principales ratios bursátiles

 

Los 5 ratios bursátiles más importantes que todo inversor debería conocer son: PER, PVC, DPA, EIG y PCFR.

 

  • Price Earnings Ratio (PER)

 

El PER (Price Earnings Ratio) es la relación entre el precio de mercado de una compañía y sus beneficios, expresado en términos por acción o expresado a nivel agregado. En pocas palabras, indica el precio al que el mercado retribuye cada unidad de beneficio que obtiene la empresa.

 

¿Cómo calcular el PER?

 

Su cálculo es:

PER = Capitalización bursátil / Beneficio neto

PER = Precio por acción / Beneficio por acción

 

El PER es el más común y más completo de los ratios que se emplean en el análisis fundamental. El PER se puede ver como la inversa de la rentabilidad (TIR) de una compañía para sus accionistas (la inversa del PER es beneficio neto dividido por el valor de mercado de la empresa).

 

Intuitivamente, se podría decir que el PER mide el número de años que va a tardar un accionista en recuperar su inversión a través de los beneficios de la empresa. Sin embargo, esta intuición queda solo como una aproximación, aunque teóricamente no es del todo correcto debido a que:

 

  • No tiene en cuenta el valor temporal del dinero.
  • Supone que los beneficios de la empresa serán constantes en el futuro.

 

Utilidad del PER

 

PER se utiliza para distinguir si una empresa es cara o barata. En términos relativos, cuanto menor sea la relación P / E, más barata será la empresa. Normalmente, en igualdad de condiciones, comprará una empresa que cotice con PER 15 en lugar de una empresa que cotice con PER 18.

 

Uno de los aspectos más interesantes del PER es ver si, con las expectativas de beneficios futuros, los PER futuros esperados se mantienen, disminuyen o aumentan. Lo que hace que la acción de una empresa esté más “barata” que la de otra es el hecho de que el PER disminuya mas respecto a la otra. Si no se hiciera así se penalizaría a las empresas con altas expectativas de crecimiento de resultados y que hoy están invirtiendo a costa del resultado para mejorar en un futuro. En este sentido, si se analiza la ratio se puede ver cuál es la razón de que disminuya su valor: al ser el precio de “hoy” fijo y solo variar el beneficio esperado (el denominador) los aumentos en el beneficio esperado hace que el valor del PER disminuya.

 

Pero no siempre un PER elevado es síntoma de ser más caro, ya que, en algunas ocasiones, el mercado se adelanta a los acontecimientos y paga más por una empresa con mejores perspectivas de crecimiento en los resultados; empresas que están invirtiendo ahora, a cambio de un beneficio futuro.

 

Capitalización bursátil

 

El valor que tiene una empresa en el mercado recibe el nombre de capitalización bursátil o también valor de mercado. Se obtiene multiplicando el precio de mercado o cotización de su acción por el número de acciones.

Por ejemplo, una empresa que tenga 2.000.000 de acciones, si estas cotizan a 12,00 dolarés cada una tiene una capitalización bursátil de 24.000.000 dolarés.

 

  • Precio/Valor contable

 

Es bastante común calcular la ratio que compara el precio de mercado (P) con el valor contable (VC). `

 

PVC = Capitalización bursátil / Fondos Propios

PVC = Precio por acción / Valor teórico por acción 

 

Este ratio es sencillo de entender, aunque no suele dar conclusiones muy importantes. El P / VC compara el valor de mercado de una empresa con su valor contable.

 

Cuanto más bajo es el P / VC, más barata está la empresa. Si el valor contable representa el valor en libros de una compañía, es de suponer que dicho ratio será siempre mayor que 1, ya que el valor contable, que sigue una normativa conservadora, no tiene contabilizados algunos activos intangibles como el valor de marca, el know-how, la clientela, cuotas de mercado o el valor del fondo de comercio. Tampoco contempla la revalorización de los inmuebles. Es decir, cualquier accionista exigirá a un posible comprador un precio superior al patrimonio neto de la sociedad. Además, los inversores prefieren invertir en valores de “calidad”, que serian los que cotizan en Bolsa, aceptando un mayor valor por el hecho de estar en Bolsa y por las ventajas, ya comentadas, que tiene para dicha empresa.

 

Sin embargo, si el P / CV es menor que 1, generalmente se interpreta como un síntoma de infrovaloración. Es necesario agregar información sobre su rentabilidad al ratio para obtener mayor perspectiva. Esto también puede significar que la empresa puede perder dinero en los próximos años, y el mercado se está anticipando a estas expectativas.

 

 

  • Rentabilidad por dividendo

 

El cálculo de esta ratio es:

 

Dividendo por acción (DPA)  = Dividendo total / Numero de acciones

 

Expresa cual es el dividendo que le corresponde a cada acción. Cuanto mayor, mejor.

 

El dividendo por acción puede ser bruto o neto. Será neto cuando se le hayan deducido los impuestos que retiene la empresa.

 

La rentabilidad por dividendo, también denominada yield se calcula mediante el dividendo repartido dividido por el precio de la acción sobre la que se reparte dicho dividendo. Su cálculo es:

 

YIELD  = Dividendo repartido / Capitalización bursátil

YIELD  = Dividendo por acción / Precio por acción

 

Como ratio es muy fácil de entender y es muy utilizada. Viene a representar la rentabilidad directa (en efectivo) percibida por un accionista en un año determinado.

 

Por ejemplo, si una empresa decide repartir dividendos por valor de 0,10 dólares por acción, y la acción tiene un precio de 10,00 dólares, la rentabilidad por dividendo será 0,10 / 10,00. Por lo tanto, la rentabilidad obtenida por el accionista será del 1%.

 

La rentabilidad por dividendos es uno de los dos componentes de la rentabilidad global para el accionista, siendo el otro componente la plusvalía o minusvalía generada en el momento de la desinversión.

 

Existen muchos inversores que prefieren obtener una rentabilidad a base de dividendos, que son periódicos y suelen estar garantizados en empresas con cierta estabilidad en los resultados.

 

La rentabilidad por dividendo no es útil para compañías de “crecimiento” debido a que el dividendo que suelen pagar es ínfimo, pues suelen preferir reinvertir los beneficios en el negocio en vez de repartirlos en forma de dividendos, siempre en función de los resultados.

  • Earning Yield Gap

 

Si deseamos saber qué mercado es más rentable en un determinado momento podemos conocer la respuesta gracias al Earnings Yield Gap (EYG):

 

 

  • Precio cash flow

 

El PCFR o price cash flow ratio es muy parecido al PER, tanto en su cálculo como en su interpretación. La única diferencia está en que el denominador no es la cifra de beneficio neto sino la del cash flow neto.

  

El motivo de emplear el cash flow en vez del beneficio es que el cash flow intenta medir el flujo de dinero generado por la compañía, eliminando de los beneficios los efectos de los apuntes contables no representativos de movimientos de dinero (amortizaciones, provisiones, subvenciones, diferimientos, etc.) Es decir, dos empresas pueden generar el mismo cash flow, pero el beneficio declarado puede variar sustancialmente debido a las amortizaciones. En este sentido es útil el PCFR porque elimina las diferencias entre compañías debido a la política de amortizaciones. Pero, por otro lado, elimina del beneficio un coste importante, el del inmovilizado fijo, con la consecuencia de favorecer a las empresas intensivas en capital frente a las empresas intensivas en mano de obra o circulante.

 

¿Cómo interpretar el PCFR?

 

La interpretación del PCFR es la misma que la del PER: cuanto menor es el precio, más barata es la empresa involucrada, y la reducción gradual del PCFR también es importante. La diferencia es que la cifra tiende a ser significativamente más baja que el PER porque el denominador ahora será más alto (por ejemplo, se han agregado elementos como amortización o reservas).

 

La utilidad del PCFR es alta, si bien es menor que la del PER. Esto es porque el concepto cash flow no tiene sentido para empresas financieras como bancos y aseguradoras.

Close

50% Completado

Segundo paso

Déjanos tus datos para recibir un newsletter mensual con lo ultimo del mundo inmobilario, financiero y económico.