Diversificación de portafolio: porque es necesaria y cómo hacerlo

finanzas Nov 11, 2020
“Un mono con los ojos vendados, lanzando dardos a las páginas de la sección financiera de un periódico podría seleccionar un portafolio igual de rentable que uno seleccionado por expertos” - Burton Malkiel, economista de la universidad de Princeton en su libro “A Random Walk Down Wall Street”.

 

Más que un insulto hacia los expertos, Malkiel resalta lo infructuoso que puede resultar el elegir inversiones individuales, inclusive cuando se cree que son inversiones “ganadoras”. Malkiel resalta la importancia que implica invertir en muchos activos en lugar de solo unos pocos – siguiendo la línea de los principios de diversificación.

Al diversificar efectivamente tu portafolio en distintas clases de activos, puedes: limitar tu exposición a los riesgos no sistemáticos (riesgos evitables), manejar un poco más el riesgo sistemático (riesgos inevitables), y eventualmente construir un portafolio de inversión más estable y rentable. 

 

¿Qué son los riesgos no sistemáticos?

El riesgo no sistemático, también conocido como “riesgo diversificable”, engloba el conjunto de factores propios de una empresa o industria, ya que afectan solo a la rentabilidad de su acción o bono. Este tipo de riesgo surge de la incertidumbre que rodea una empresa por el desarrollo de su negocio, sea por las propias circunstancias de la empresa o por las del sector al que pertenece. En otras palabras, es el riesgo que tiene una empresa en concreto por el motivo que sea: deuda, volatilidad, negocio, especulación, etc.…

Este tipo de riesgos se puede minimizar con la diversificación, por ejemplo, teniendo un número variado de empresas (acciones o inversiones) de distintos sectores económicos.

 

¿Qué son los riesgos sistemáticos?

Este tipo de riesgo, también conocido como “riesgo de mercado” o “riesgo no diversificable”, engloba al conjunto de factores económicos, monetarios, políticos y sociales que provocan variaciones en la rentabilidad de un activo (una guerra, una recesión, una pandemia, cambios en tipo de interés, etc.). El riesgo sistemático es aquel que es imposible de diversificar, y, aunque tengamos muchos activos diferentes en nuestra cartera, ninguno está a salvo.

El riesgo sistemático se mide a través de la beta y la única forma de reducirlo es no participando en dicho mercado. La fórmula del riesgo sistemático está compuesta por el cuadrado de la beta y la varianza del mercado – negocios más estables suelen tener betas menores a 1.0 mientras que negocios más inestables tienen betas mayores a 1.0. Es por eso que muchos gestores de portafolios intentan reducir su exposición a este riesgo seleccionando activos con betas más bajas.

 

 

Como hemos visto, siempre se producen beneficios cuando diversificamos nuestra cartera. Sin embargo, existe una limitante a partir del cual el riesgo ya no puede diversificarse más – este límite es el riesgo sistemático o no diversificable. A medida que agregamos activos a nuestra cartera, los beneficios de diversificación van siendo cada vez menores – hasta que no podremos reducir el riesgo adicionalmente. Estudios empíricos muestran que una cartera formada por 20 activos puede considerarse eficiente desde un punto de vista de diversificación (BBVA).

 

Pero ¿qué es la diversificación?

La diversificación es una estrategia de gestión de riesgos que conlleva una distribución variada de activos para reducir el riesgo y mejorar el rendimiento de un portafolio de inversiones. Al mantener una serie de inversiones dentro y entre diferentes clases de activos (con poca o ninguna correlación), reduces la exposición a los riesgos que comparten ciertas inversiones, mejorando así la estabilidad de tu portafolio y el potencial de ganancias. Y aunque algunos pueden desear inversiones riesgosas por el potencial de crecimiento, la mayoría busca la manera más estable y confiable de planear su patrimonio de inversiones. Por eso es importante tener claros tus objetivos como inversionista – una persona que esté ahorrando para jubilarse tendrá una tolerancia al riesgo y un horizonte de tiempo completamente diferente a alguien que tenga objetivos a corto plazo.

 

¿En qué puedo diversificar mi dinero?

  • Acciones
  • Futuros
  • Opciones financieras
  • FOREX o Divisas
  • Fondos Indexados
  • Bienes raíces
  • Fondos de inversión

No es lo mismo invertir todo en acciones que una parte de tu capital en varias de las opciones listadas arriba. Todas estas opciones son productos distintos con rentabilidades, riesgos, y formas de operar diferentes.

Otra manera en la que puedes diversificar es por zona geográfica. Tener todo invertido en un solo país puede resultar muy riesgoso debido a los ciclos políticos y económicos que pueden resultar bastante variables. ¿Qué pasa si la economía de tu país cambia radicalmente a raíz de unas elecciones?

De igual forma, puedes invertir en diferentes sectores, así, si el sector farmacéutico cae, el sector de construcciones o bienes raíces puede levantar y respaldar tu capital. Así mismo, es muy importante no meter todos los huevos en una misma canasta, es decir, no invertir todo tu dinero en una sola empresa. Hacerlo de esta manera puede resultar en un suicidio económico a largo plazo.

 

¿Por qué diversificar?

Seguramente ya tienes una idea bastante clara de las ventajas que tiene diversificar tu dinero y tus inversiones. Algunos otros beneficios sobresalen con las condiciones de los mercados y los cambios en la economía, forma en la que puedes maximizar así el rendimiento de tu portafolio. Para esto hay que tener una postura como inversionista proactiva e informarse bien acerca del panorama económico. Además, diversificar te ayuda a proteger tu patrimonio contra caídas de la economía y/o industria, a contar con liquidez en caso de una perdida potencial por la venta anticipada o forzosa de un instrumento/activo, y a cubrir diferentes grados de liquidez para alcanzar metas de diferentes plazos.

 

Como inversionista, una de las decisiones más importantes que tomamos es diseñar una estructura de ca que se acomode a nuestro perfil, necesidades y características. El grado de diversificación (riesgo/rendimiento) es uno de los factores más importantes a tomar en cuenta mientras construimos nuestro patrimonio. La diversificación es una de las herramientas más efectivas y obtenibles que disponemos para controlar y mitigar los riesgos inherentes a ciertos activos y productos financieros, para así construir un portafolio adecuado a nuestro perfil.

Close

50% Completado

Segundo paso

Déjanos tus datos para recibir un newsletter mensual con lo ultimo del mundo inmobilario, financiero y económico.